Cuidados Básicos de las plantas de interior.

Cuidados Básicos de las plantas de interior Cuidados Básicos y generales de los bonsais Cuando las flores llegan a casa. cuidados básicos.
Luz
  • Las plantas que necesitan la luz directa del sol debemos colocarlas cerca de las ventanas e, incluso, algunas en el exterior, pero previamente acostumbradas poco a poco al sol.
  • La falta de luz se manifiesta en un alargamiento y debilitamiento de los tallos, en la palidez y amarilleo de las hojas y en que éstas acaban cayendo.
  • Hay plantas que prefieren la sombra y nunca deberíamos dejarlas a pleno sol.
Temperatura
  • La floración exige temperaturas más altas.
  • La falta de calor retrasa el crecimiento.
  • Para la siembra y la germinación de las semillas la temperatura ideal oscila entre los 16 y 25ºC.
  • Para reproducir por esquejes o división de plantas oscila para la mayoría de las plantas de interior entre 18 y 26ºC.
Humedad
  • La escasez de humedad del aire es uno de los motivos más frecuentes por los que las plantas de interior se marchitan y mueren.
  • La pulverización de las hojas es un sistema que pretende disminuir la evaporación del agua y a la vez proporcionar mejores condiciones de humedad al entorno.
  • Las flores no deben ser pulverizadas.
Riego
  • En otoño y el invierno es más peligroso regar en exceso.
  • La planta adulta ha de regarse abundantemente con largos intervalos entre uno y otro riego; por el contrario, las plantas más jóvenes precisan menos cantidad pero a intervalos más cortos.
  • El agua que utilizaremos para regar azalea, hortensia, gardenia, brezo, camelia, fuchsia, rodondendro, skimmia, deberá ser nada calcárea.
  • La temperatura del agua deberá ser la del ambiente para regar plantas tropicales. Si está muy fría puede ser perjudicial.
Fertilización
  • Las necesidades de alimento dependerá de la especie, la edad, de la estación del año y la fase de evolución en la que se encuentre, siendo la fase de crecimiento en la que mayores son.
  • La escasez de alimento producirá dificultades en el crecimiento y la floración será pobre.
  • El exceso de alimento también es perjudicial.
Cambio de maceta
  • Cuando las raíces de tus plantas de interior no llenen la maceta (lo que detiene la floración), se hace necesario trasplantarlas a una maceta más grande. Recuerda que es importante utilizar una buena mezcla de substrato especial para plantas de interior.
  • La excepción son las Clivia, Hippeastrum, Cinta y algunas más, que florecen mejor si están algo comprimidas.

Ten en cuenta que el cambio de clima, aunque provenga de nuestra misma ciudad, así como el cambio de manos que lo cuidan, los riegos, abonos, orientación, etc. pueden crear al árbol un estrés considerable que la mayoría de veces muestran de forma lógica con estos síntomas, mientras tanto debes ir teniendo en cuenta algunas cosas:

¿Interior o exterior?

Nuestros árboles deben preferentemente vivir siempre fuera de casa salvo en algunos casos:

Protege, sólo en invierno, o cuando las temperaturas bajen de los 8 – 10º, las especies de clima cálido (las Carmonas, Ficus, Serisas...) en un pequeño invernadero que te puedes fabricar tu mismo, por ejemplo cubriendo una estantería con plástico de burbujas. También puedes utilizar alguna pequeña habitación muy iluminada, ventilada y aislada de casa, pero si no es suficiente, o no dispones del lugar o los medios, también puedes tenerlos dentro de casa, repito, sólo en inverno, buscando siempre un lugar alejado de la calefacción.

Evítale también los lugares donde el árbol vaya a sufrir demasiados movimiento (por ejemplo encima de una mesa en plan jarrón decorativo), el bullício de la gente, ruidos, golpes y malos humos también pueden ser perjudiciales.

Por lo tanto, en el caso de los “árboles de interior”:

Procúra que tu bonsái tenga un lugar tranquilo donde vivir y donde no lo tengas que tocar demasiado, un sitio húmedo, ventilado y fresco, y lo más soleado o iluminado posible, por ejemplo en un invernadero, cerca de una ventana o en una galería, cocina... Si dejas a tu árbol cerca de una ventana vigila que no le de el sol a través de los cristales, estos pueden potenciar los rayos del sol y quemar las hojas.

Para crear un ambiente húmedo puedes utilizar un humificador o poner debajo de la maceta una bandeja más grande con piedrecitas de río y agua, esto creará un microclima húmedo alrededor del árbol que recreará, dentro de lo posible, su lugar de origen.
Y recuerda: evita sobre todo las calefacciones.

En primavera, verano y otoño... los árboles fuera de casa.

Para el resto de árboles, los que pueden vivir perfectamente todo el año fuera de casa: Olivos, Aligustres, Olmos o Zelkovas, Moreras, Higueras, Coníferas, Frutales.. los cuidados no son para nada complicados:

  • Limítate a buscarles un lugar soleado, sobre todo en invierno, para vivir todo el año. Ten en cuenta que si tu árbol tiene una maceta demasiado diminuta, (15x10 por ejemplo), deberás protegerlo de las grandes insolaciones veraniegas. El sol secará cada día la tierra, las raíces más pequeñas morirán y el árbol nunca saldrá adelante, por eso debes tener en cuenta que ese lugar que le vayas a destinar sea un lugar semi soleado donde reciba su buena dosis de sol al día pero sin excesos. Bastará con tres o cuatro horas matinales.
  • Y recuerda que el lugar donde lo vayas a poner debe ser un sitio donde no lo vayas a mover demasiado.
¿Cómo riego?

Nunca rieges por inmersión. Hay gente que somete a sus árboles a unos brutales estados de sequía creyendo que luego lo compensan regando por inmersión, mal hecho. ¿Por qué?

  • Si la tierra se seca las raíces más pequeñas, las encargadas de alimentar a nuestro árbol, también. La tierra sufre dilataciones y después se rompen, y claro, mueren.
  • El riego por inmersión empapa demasiado la tierra y si la maceta no se deshace rápidamente de tanta agua la tierra corre el riesgo de pudrirse y las raíces que quedan sanas también.
  • Aumentamos el riesgo de propagación de plagas.
  • Todo esto relentiza el crecimiento del árbol y después pasa lo que pasa, que el árbol se muere y nos preguntamos por qué.

Es mejor regar poco a poco y varias veces por semana dependiendo de cada especie, siempre por arriba, con una pequeña regadera o botella.

No es nada aconsejable regar con agua del grifo por el alto nivel de cal. También dependiendo del agua de tu ciudad. Las hay mejores y las hay peores.

Para alimentar a nuestro bonsái lo más recomendable es el agua embotellada, o mejor aún, agua de lluvia, y si no dispones de ambas y quieres utilizar el agua del grifo una solución para eliminar su cloro es dejarla reposar un mínimo de veinticuatro horas en un cubo o botella sin tapa para que el cloro se evapore y la cal se pose en el fondo.

¿Cuando riego?

Una fórmula para averiguar si nuestro bonsái necesita agua consiste en pellizcar la tierra con los dedos pulgar e índice, si la tierra queda apelmazada esto significa que todavía tiene el grado de humedad necesaria, entonces podremos no regar, o regar un poco, dependiendo de las necesidades de la especie. Si la tierra se deshace entre los dedos indudablemente es que está seca y necesita agua, pero es algo que también dependerá de cada especie. El Olivo, por ejemplo, soporta muy bien una tierra semiseca y con un muy mínimo grado de humedad, sobre todo en los meses invierno.
También da buen resultado observar la tierra, si la capa superior comienza a palidecer, también será una buena muestra de falta de agua.

Si ocurre que la tierra empieza a separarse de las paredes de la maceta... el árbol necesitará urgentemente agua. No dejes que llegue nunca a ese extremo. Recuerda:

  • Si la tierra se seca las raíces más pequeñas, las encargadas de alimentar a nuestro árbol, también. La tierra sufre dilataciones y después se rompen, y claro, mueren.
  • Un consejo:
  • También puedes utilizar, para regar pequeños bonsáis, un metodo muy sonado por el foro: Coge una botella y un alfiler, hazle al tapón una veintena de agujeros, ¡y a regar!, cuando hayas termiando puedes reciclar el invento desenrroscando el tapón y volviendo a llenar la botella.
¿Puedo trasplantar ya?

Espera...
Si hay algo que caracteriza este arte es la paciencia.

Es normal comprar un bonsái y atormentarse con infinidad de dudas, pero tranquilo, si acabas de adquirir un árbol casi con toda seguridad éste vendrá preparado para sobrevivir tan cual durante los próximos meses, al menos hasta la primavera que viene, época del año en que es aconsejable realizar estas tareas casi en el 100% de especies y casos y sólo si es necesario.

Puedes plantearte, si tu árbol está en una maceta demasiado pequeña o si presientes que las raíces ya ocupan casi el 100% de la tierra, el transplantar tu árbol para la primavera que viene. Entonces deberás deshacer las raíces de la tierra antigua y eliminarla, encárgate de que las raíces queden sueltas y aireadas, si es necesario elimina parte de ellas, límpialas bien, y después ponle nueva tierra y un contenedor (maceta) un poco más grande.

Respecto a los alambrados, Pinzados, Podas, Defoliados...

No tengas ninguna prisa.

Es cierto que son tareas propias y algunas veces necesarias para el cultivo de un bonsái, pero muchas veces no tiene porque ser así. Precisar que los trabajos en bonsai son "sólo si son necesarios", "en la época adecuada", "según el modelo elegido" y "si la especie los admite"...

Sé que esto es complicado, pero hay que tener muy claro que los trabajos en bonsai (podado, defoliado, pinzado, alambrado, transplantado, acortado de raices, injertado, eliminación de yemas etc etc) no son cosas a realizar forzosamente, que existen bonsais famosos en los cuales algunos de estos trabajos no se han realizado, (no se han alambrado, no se han injertado, no se han defoliado.....) y, sin embargo son verdaderas maravillas.

Es por eso que a la pregunta de ¿cuando tengo que pinzar, cuando tengo que alambrar, cuando tengo que defoliar?, la contestación puede ser: nunca, o mas vaga aún: cuando el arbol y el modelo elegido lo precisen y siempre dentro de unas fechas que no debiliten al árbol.

Las flores cortadas tienen que ponerse siempre en agua limpia y renovarla cada vez que se ensucie. Como. Puestas en agua, las flores son capaces de sustentarse a partir del oxígeno que está disuelto en el agua y que absorben a través del tallo.

Poner una aspirina disuelta en el agua también ayuda a su conservación, aunque también se pueden incorporar productos especiales de jardinería que sirven para matar las bacterias que pueden desarrollarse en el agua y que acelerar la putrefacción de la flor. Asimismo no podemos olvidar retirar los restos de flores marchitas o las hojas pasadas, ya que al caer en el agua se pueden pudrir y activar el proceso de descomposición de la flor.

Otro factor fundamental es el jarrón: cualquiera que sea el recipiente, tiene que tener agua suficiente para todas las flores y que llegue bien la luz a cada una de ellas. Es decir, que la cantidad de flores tiene que ser proporcional al volumen del jarrón, sin apelotonar los ejemplares.

Los tallos deberán ser cortados en forma transversal a unos 2 o 3 Cm. desde la parte inferior del tallo, es importante que sea con un elemento filoso y liso.

Por último, no debemos olvidar que es muy importante tener en cuenta la habitación donde colocaremos las flores. Los ambientes secos, con corrientes de aire o donde da el sol directamente a las flores contribuyen a resecar antes los tejidos y a que envejezcan más rápidamente.

Medios de Pago
VERSIÓN DE ESCRITORIO - Ayuda

© Florerias y floristerias Premium Florist. Envíos de Flores y Regalos / all rights reserved.

Premium Florist Florerias